Blog

  • IMAXE

¿Qué es la epilepsia?

Actualizado: 13 de may de 2019

Se trata de una enfermedad crónica cerebral que se genera por la descarga exagerada y anormal de impulsos eléctricos de ciertas neuronas del Sistema Nervioso Central, desatando las llamadas crisis epilépticas.

Por lo general, los síntomas que poseen los pacientes pueden variar mucho, aunque básicamente predomina la confusión cerebral, los movimientos espasmódicos de brazos y piernas, episodios de ausencia, pérdida de la conciencia o el conocimiento y manifestaciones psíquicas (miedo o ansiedad).

Algunos individuos pueden permanecer con la mirada fija por algunos segundos, durante el proceso de la convulsión; mientras que otros presentan contracciones continuas de las piernas y brazos. En ciertos escenarios, una persona podría tener solo una convulsión, pero esto no es suficiente para llegar a un diagnóstico de epilepsia.


La epilepsia se caracteriza por la descarga exagerada y anormal de impulsos eléctricos que ocurre en algunas células nerviosas del Sistema Nervioso Central. Los síntomas varían en cada paciente porque dependerá directamente de la zona cerebral en la cual se origina la descarga y su frecuencia puede ser tanto una vez en el año, como varias veces en un día.

Hasta ahora, se considera como el tercer trastorno neurológico más común en la población, después de los accidentes cerebrovasculares cerebrales (ictus) y de las demencias. Las estadísticas destacan que es posible que cualquier individuo desarrolle la enfermedad, aunque se ha registrado que tres de cada cuatro casos empiezan antes de los 18 años.


¿Qué provoca los ataques epilépticos?

Hasta ahora, esta enfermedad crónica no posee una causa específica en la mitad de los casos que llegan a los consultorios. En el resto se podría justificar por diferentes factores que podrían provocar los ataques epilépticos, entre ellos:

· Influencia genética: algunos tipos de epilepsia, que son identificados por la convulsión que padece o la zona cerebral afectada, son hereditarios.

Los investigadores han relacionado el problema con genes específicos, pero en muchas situaciones la información genética es solo una causa. Es decir, ciertos genes hacen que una persona sea más sensible al entorno, haciendo que sufra convulsiones.

· Enfermedades cerebrales: los accidentes cerebrovasculares o los tumores pueden generar la epilepsia. Por lo general, los primeros son la principal causa de esta patología en adultos mayores de 35 años.

· Traumatismo craneal: los impactos fuertes recibidos en la cabeza en un accidente o una lesión traumática también pueden producir este problema.

· Infecciones: el sida, la meningitis y la encefalitis viral contribuyen a la aparición de la epilepsia.

· Lesiones prenatales: antes de nacer, los niños son vulnerables a sufrir un daño cerebral por la mala nutrición de la madre, procesos infecciosos o deficiencia de oxígeno. Esto favorece el desarrollo de la epilepsia o la parálisis cerebral infantil.

· Trastornos del desarrollo: en ocasiones, se asocia a otros problemas como la neurofibromatosis o el autismo.


Cómo se diagnostica

Además de realizar un examen físico, un médico generalmente realizará un EEG(elecroencefalograma) para monitorear la actividad eléctrica del cerebro. También se podrían realizar:

· Tomografía Computada: combina equipos de rayos X especiales, con computadoras sofisticadas para producir imágenes de sección transversal o fotografías múltiples del cráneo y el cerebro

· Resonancia Magnética: utiliza un campo magnético potente, pulsos de radiofrecuencia y una computadora para producir fotografías detalladas de los órganos, tejidos blandos, huesos y prácticamente todas las otras estructuras internas del cuerpo. Este es el mejor examen por imágenes disponible para obtener fotografías de la estructura, y a veces incluso, de la función del cerebro.

· Punción lumbar: este examen diagnóstico se lleva a cabo extrayendo y analizando una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea al cerebro y la médula espinal) de la región lumbar (o inferior) de la columna vertebral. Los médicos utilizan una punción lumbar para ayudar a diagnosticar infecciones, sangrado alrededor del cerebro, cánceres que involucran el cerebro y la médula espinal, y condiciones inflamatorias del sistema nervioso. Las punciones lumbares se pueden realizar con guía por imágenes,.

· Magnetoencefalografía: es una prueba médica no invasiva que mide los campos magnéticos producidos por la corrientes eléctricas del cerebro, para identificar la ubicación exacta de la fuente de los ataques epilépticos.

IMAXE Centro de Diagnóstico por Imágenes

Área Neuroimágenes

PET-TC / Resonancia / Tomografía / Ecografía / Intervencionismo