• IMAXE

Cáncer de Pulmón

Actualizado: 27 de may de 2019

Los pulmones son un par de órganos grandes que se encuentran dentro del pecho y forman parte del aparato respiratorio. El aire entra en el cuerpo por la nariz o por la boca; pasa por la tráquea, por cada bronquio y entra en los pulmones.

Cuando la persona inhala, sus pulmones se expanden con aire. Así es como el cuerpo obtiene oxígeno . Mientras que al exhalar, el aire sale de los pulmones. Así es como el cuerpo elimina el dióxido de carbono .

El pulmón derecho tiene tres partes (lóbulos). El pulmón izquierdo es más pequeño y tiene sólo dos lóbulos. Un tejido delgado (la pleura) cubre los pulmones y recubre el interior del pecho. Entre las dos capas de pleura hay una cantidad muy pequeña de líquido (líquido pleural). Normalmente, este líquido no se acumula.


Las células normales crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren, y son reemplazadas por células nuevas.

Algunas veces este proceso ordenado se descontrola. Células nuevas se siguen formando cuando el cuerpo no las necesita, y las células viejas o dañadas no mueren cuando deberían morir. Esta acumulación de células que no son necesarias forma, con frecuencia, una masa de tejido, que es lo que se llama tumor. Los tumores en el seno pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos).


Factores de riesgo

Los estudios han encontrado los siguientes factores de riesgo para cáncer de pulmón:

- Humo de tabaco

El humo de tabaco causa la mayoría de los casos de cáncer de pulmón. Es sin duda el factor de riesgo más importante. Las sustancias nocivas del humo lesionan las células del pulmón. Es por eso que fumar cigarrillos, pipa o puros y/o estar expuesto al humo de tabaco en el ambiente, puede causar cáncer de pulmón tanto en personas fumadoras como e aquellas que no fuman. Entre mayor sea la exposición al humo, mayor es el riesgo.

- Radón

El radón es un gas radiactivo invisible, sin olor y sin sabor. Se forma en la tierra y en las rocas. Las personas que trabajan en las minas pueden estar expuestas al radón.

- Asbesto y otras sustancias

Las personas que tienen ciertos trabajos (industrias de construcción y química) tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón. La exposición al asbesto, arsénico, cromo, níquel, hollín, alquitrán y otras sustancias puede causar esta enfermedad.

- Contaminación del aire

- Antecedentes familiares de cáncer de pulmón

Las personas con padre, madre, hermano o hermana que tuvo cáncer de pulmón pueden tener un ligero aumento en el riesgo de esta enfermedad, aunque no fumen.

- Antecedentes personales de cáncer de pulmón

Las personas que ya han tenido cáncer de pulmón tienen mayor riesgo de padecer un segundo tumor de pulmón.

- Edad mayor de 65 años


Síntomas

Con frecuencia el cáncer de pulmón no causa síntomas al principio. Pero, a medida que crece los síntomas comunes pueden ser:

- Tos que no cesa o que empeora con el tiempo

- Problemas al respirar, tales como falta de aire

- Dolor constante de pecho

- Tos con sangre

- Voz ronca

- Infecciones frecuentes de los pulmones, como pulmonía

-Sensación de cansancio todo el tiempo

- Pérdida de peso sin razón alguna.


Por lo general, estos síntomas no se deben a cáncer. Otros problemas de salud pueden causar algunos de estos síntomas. Cualquier persona que tenga estos síntomas deberá ver al médico para que cualquier problema sea diagnosticado y tratado tan pronto como sea posible.


Detección y diagnóstico

Examen físico: el médico revisa los indicadores generales de salud, escucha la respiración y se fija si hay líquido en los pulmones. Puede buscar ganglios linfáticos inflamados y el hígado inflamado también.

Radiografía del pecho: Las imágenes de la radiografía del pecho pueden mostrar tumores o líquido anormal.

Tomografía computada: son útiles para captar imágenes del tejido que se encuentra dentro del pecho. Las imágenes pueden mostrar un tumor, líquido anormal o ganglios linfáticos inflamados.

Puede buscar ganglios linfáticos inflamados y también el hígado inflamado.

PET-TC: es el mejor método para detectar nódulos pulmonar solitario y cáncer de pulmón.

La única forma segura de saber si el cáncer de pulmón está presente es que un patólogo examine muestras de células o tejido. El patólogo estudia la muestra al microscopio y realiza otras pruebas.


Hay muchas maneras de obtener muestras.

- Citología del esputo: el líquido espeso (esputo) que proviene de los pulmones al toser. El laboratorio revisa las muestras de esputo buscando células cancerosas.

- Toracentesis: el médico usa una aguja larga para extraer líquido pleural del pecho. El laboratorio busca células cancerosas en ese líquido.

- Broncoscopía: el médico inserta un tubo delgado y luminoso (un broncoscopio) en el pulmón por la nariz o por la boca. Esto permite examinar los pulmones y las vías respiratorias que van a ellos. El médico puede tomar una muestra de células con una aguja, cepillo u otro instrumento, o bien puede lavar el área con agua para recoger las células en el agua.

- Aspiración con aguja fina: el médico usa una aguja delgada para extraer tejido o líquido del pulmón o de un ganglio linfático. A veces usa una tomografía computada u otro método de imágenes para guiar la aguja hacia un tumor del pulmón o a un ganglio linfático.

- Toracoscopía: el cirujano hace varias incisiones pequeñas en su pecho y espalda y mira los pulmones y tejidos cercanos con un tubo delgado y luminoso. Si se observa un área anormal, puede ser necesario hacer una biopsia para verificar la presencia de células cancerosas.

- Toracotomía: el cirujano abre el pecho con una incisión larga. Pueden extraerse ganglios linfáticos y otros tejidos.

- Mediastinoscopía: el cirujano hace una incisión en la parte superior del esternón. Usa un tubo delgado y luminoso para ver dentro del pecho. El cirujano puede extraer muestras de tejido y de ganglios linfáticos.


Tipos de cáncer de pulmón

Los distintos tipos de cáncer de pulmón son tratados de manera diferente. Los tipos más comunes se llaman en función de cómo se ven las células cancerosas de pulmón al microscopio:

- Cáncer de pulmón de células pequeñas: cerca del 13% de los cánceres de pulmón son de células pequeñas. Este tipo tiende a diseminarse con rapidez.

- Cáncer de pulmón de células no pequeñas: la mayoría de los cánceres de pulmón (cerca del 87%) son de células no pequeñas. Este tipo se disemina con más lentitud que el cáncer de pulmón de células pequeñas.


Los exámenes de seguimiento ayudan a asegurarse de que cualquier cambio en la salud se identifica y se trata. Los exámenes pueden incluir exámenes físicos, análisis de sangre, radiografías del tórax, tomografías computadas, PET-TC y broncoscopías.


Estudios de imágenes en cáncer de pulmón

Habitualmente el primer examen que se realiza en la evaluación del cáncer pulmonar es una radiografía simple frontal y lateral del tórax. Este método es eficaz en el diagnóstico de lesiones avanzadas, pero está indudablemente limitado en la etapificación de la enfermedad como asimismo en la detección y clasificación de lesiones pequeñas.

La tomografía computada (TC) es un examen ampliamente extendido en la evaluación del tumor primario y en su extensión local y extra torácica. La óptima resolución espacial y buena resolución de contraste que se obtiene con tomógrafos multicorte hacen de esta técnica un método diagnóstico de gran rendimiento. Las características tomográficas de una lesión neoplásica primaria permiten en muchos casos aventurar con aceptable precisión el tipo histopatológico de un tumor.


La resonancia magnética (RM) es otro examen que se utiliza en el estudio del cáncer pulmonar. Posee una mejor resolución de contraste que la tomografía computada, hecho que permite una adecuada evaluación de la relación del tumor con las estructuras mediastínicas y con la pared torácica, sin necesidad de administración de contraste endovenoso. Sin embargo, su resolución espacial es significativamente inferior a la de la tomografía computada multicorte.

Tanto la TC como la RM tienen la limitación que significa la identificación de compromiso metastásico de los ganglios linfáticos pulmonares, hiliares y mediastínicos.


El estudio PET-TC ha revolucionado el diagnóstico de la enfermedad neoplásica en general y del cáncer pulmonar en particular. La combinación de la información de la actividad metabólica de la lesión en estudio y su localización anatómica otorga a esta técnica una sensibilidad y especificidad que supera a todos los métodos diagnósticos hasta ahora utilizados en la evaluación del tumor pulmonar y su estadificación.


IMAXE Centro de Diagnóstico por Imágenes

Área Oncoimágenes

El mejor tratamiento es la Prevención

PET-TC / Resonancia / Tomografía / Ecografía / Intervencionismo

20 vistas2 comentarios

HORARIO

Lunes a Viernes de 8 a 20 hs.

​Sábados de 8 a 12 hs.

DIRECCIÓN

Av. Córdoba 2340. / C1120AAS

Buenos Aires / Argentina. 

Sede Berazategui

Av. 14 Nº 5889 / Berazategui

Buenos Aires / Argentina.

CONTACTO

 consultas@imaxe.com.ar

Central (+54) 11 4559 0100

              (+54) 11 3988-4700

Wtsp     (+54) 11 5257-7954