BANNERSWEB.jpg

Blog

  • IMAXE

Luxación de la rótula

Actualizado: 25 de jun de 2019

El nervio ciático es el más largo del cuerpo. Tiene como función controlar los músculos de la parte posterior de la rodilla y la región inferior de la pierna, proporcionando sensibilidad a la parte posterior del muslo, la región inferior de la pierna y la planta del pie. Es por esto, que cuando se siente dolor en el nervio ciático, puede estar acompañado de alteraciones en la sensibilidad de la piel o de deficiencias motoras para caminar o correr.


El dolor aparece progresivamente, empeorando al pararse o sentarse, durante la noche, al toser, estornudar, reír o al doblarse hacia atrás.

Generalmente se presenta al costado, de un solo lado, y se inicia en la región lumbar continuando por el miembro inferior. Además del dolor, se puede sentir hormigueo, quemazón, calor o frío y pérdida de fuerza en la pierna.

No es típicamente una enfermedad sino un síntoma, o un conjunto de ellos, que indican la existencia de un problema que lo provoca.


Algunas posibles causas de dolor ciático son:

- Hernia de disco: cuando el disco se abulta, el material dentro de él ejerce presión contra una raíz nerviosa adyacente comprimiendo el tejido nervioso y causando ciática.

- Estrés: causa tensión en la espalda, comprimiendo la raíz del nervio ciático.

-  Espondilolistesis: cuando la vértebra se desliza hacia adelante sobre la vértebra adyacente, comprime la raíz nerviosa espinal. Puede desarrollarse durante la niñez o puede ser debido a una degeneración espinal, trauma o sobreesfuerzo.

- Contracción excesiva del músculo piriforme (del glúteo): esta contracción irrita al nervio ciático.

- Estenosis: el nervio queda atrapado en el conducto estrecho, sobre todo al adoptar posturas inadecuadas.

- Tumores: no es la causa más frecuente. Los tumores (benignos o malignos) pueden comprimir el nervio.

Las personas sedentarias, o aquellos que trabajan muchas horas sentados o parados, tienen mayor probabilidad de desarrollar pinzamiento del nervio ciático.

La Tomografía Computada y la Resonancia Magnética son de gran ayuda para realizar un diagnóstico más preciso y para encontrar la verdadera causa de este síntoma.


Para tener en cuenta:

Ser consciente de la postura Hacer abdominales (ayudan a sostener la parte inferior de la espalda) Caminar o nadar Levantar objetos con cuidado No permanecer sentado o parado durante períodos prolongados Tener una postura adecuada al dormir Estirarse No usar tacos altosIMAXE Centro de


diagnóstico de lesiones de rótula en imaxe

IMAXE Centro de Diagnóstico por Imágenes Área Traumatología y Deporte El mejor tratamiento es la Prevención

PET-TC / Resonancia / Tomografía / Ecografía / Intervencionismo

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo